Andrès Riveiro’s Weblog


Stat rosa prístina nomine, nomina nuda tenemus.

Ahora al anochecer el fatídico pronostico y temor ya nos ha alcanzado, llueve, llueve, sigue lloviendo y seguirá lloviendo. La lluvia propicia el encuentro, el debate, el refugio, la búsqueda del contacto, el anhelo de la piel, la suavidad de la lana, el calor de la lumbre, la infusión caliente, la mirada perdida en un oscuro cristal mojado y frío al tacto. Hoy el cielo retumba y en su cansancio le sustituye el viento, relevado en turno inmortal por el infinito batir de las olas contra los graníticos escollos que al estallar forman la mas blanca. Turno tras turno, los elementos no cesan en su acompasado martillear digno sonido de la fragua del ingenioso Hefesto, de no ser por el frío húmedo que hace que al respirar se acompase un vaho que se torna del tibio al gélido. Templo el lar, sacrifico al benefactor fuego los trozos del anciano roble, que levantan ascuas para hacer estallar la húmeda corteza del pino. Arranco mi instrumento de escritura que ha de enviar las señales que conforman una libreta de rutas, mientras el sistema operativo calienta su estructura, mientras tanto ensueño en pinceladas las evocaciones de nuestra invitada de hoy. Evocaciones provocadas por el común nombre que los profanos le asignan . Evoca pues mi penumbroso recuerdo en primer lugar una laberíntica escalera en llamas, una escalera que comunica el escritorio con la misteriosa y abundante biblioteca, a la que se accede subiendo por esa laberíntica escalera por la que solo se puede acceder mediante el conocimiento, solo el conocimiento revela el conocimiento en el laberinto. Unos peldaños llenos de humo y fuego, en el que un fraile franciscano acompañado por un imberbe novicio pretende salvar el conocimiento, situado en el nivel superior de una torre medieval. Una torre enclavada en un monasterio emplazado sobre un elevado cerro, un monasterio cautivo de una alta muralla, un amurallamiento cuartelero, desde cuyas almenas la caridad alimenta el hambre de los despojados con despojos. Un incendio provocado, que sera relatado por Adso de Melk , pupilo en aquel entonces de Guillermo de Baskerville. Un incendio acaecido por estas fechas hace unos siglos en una poderosa abadía italiana cuyo nombre omitiré a posta. Solo diré que en ese incendio desaparecieron obras maestras y únicas de Aristóteles , Virgilio, Agustín de Hipona, Orígenes, Hypatia y tantos otros . Libros que alguna hora fueron salvados de ruina de la biblioteca que era iluminada por la isla de Pharos. Fueron tales las perdidas que la mas necia y orgullosa bibliotecaria se torna en sumisa plañidera descarnada con un humilde pesar. Los trágicos y funestos hechos ocurridos en la misteriosa abadía relatados por Adso de Melk , fueron recopilados y novelados por el semiotico italiano Umberto Eco en una singular obra posteriormente llevada al cine.
La segunda evocación a la que me recuerda nuestra invitada a la bitácora, me transporta a un universo de aromas, de colores, de tacto. Aromas como el humo del tabaco turco especiado con manzana, el clavo, el cardamomo, la canela, el regaliz, la pimienta, el curry, agua de rosas y un largo sin fin. Colores como el índigo, el pan de oro, el cobre pulido, el azafrán, el verde esmeralda, el agua marina, los nácares, así como el mas basto arco iris inimaginable por la pupila. Los tactos del cuero curtido y pulido, la seda de Cypango, la porcelana de Tokoname, la lana de Cachemira perdiéndose así en la mas suaves caricias. Un lugar que bien podría ser el fastuoso zoco de Damasco, esa ciudad que tiene a orgullo el ser la ciudad mas antigua continuamente habitada donde hace 6500 años los humanos comenzamos a intentar civilizarnos. Donde religiones cristianas como la católica conviven con griegos ortodoxos, melquitas y jacobitas así como con musulmanes sunnis, chiitas, alauís y drusos. Una ciudad donde se pueden las huellas del tiempo y de las culturas que allí habitaron son visibles y habitables, puedes vivir en un foro romano , visitar una de las iglesias mas viejas de la humanidad la capilla de Ananías aquel que convirtió a Saulo de Tarso en Pablo. Una ciudad donde hay que descalzarse para entrar en un templo arameo , posteriormente latinizado, reconvertido a templo cristiano, actualmente una de las mayores mezquitas de la humanidad y con toda posibilidad la mas hermosa. Un templo de templos , un lugar sacro desde que los humanos discernieron entre lo sacro y lo profano, un templo mausoleo que custodia un cráneo decapitado que en su día fue ofrecido en bandeja de plata a la pérfida Salomé la Idumea. Un templo rodeado del mas voraz y regateador comercio existente, pujante en su laberíntico zoco donde se pueden encontrar todas las mercancías imaginables,de ritmo marcado por los buriles de las forjas. Un zoco donde el gremio de los plumistas y floristas, tiene pasado ,presente y futuro. En una húmeda maceta hermana del barro en el que la humanidad coció sus primeros ladrillos podemos encontrar a nuestra invitada de hoy creciendo en lozanía y vital esplendor . Crece la Malvaceae que nos ocupa hoy hasta los cuatro metros de altura con porte erguido y ovalado, cuando el invierno es duro su hoja cae. Gusta de terrenos bien drenados y ricos en humus con frescura en sus raíces y una exposición soleada . Introducida en Europa desde las cruzadas primeramente cultivase con fines medicinales a fin de su poder para cicatrizar ulceras y llagas tanto corporales como del alma, hoy en día esta siendo investigado como anticancerígeno. Yo únicamente lo cultivo con fines ornamentales y en días como hoy con alerta de temporal me alegra las pupilas mi rosa de Siria cuyo nombre veraz es Hibiscus syriacus. Post dedicado a Ari antaño marino sirio, hoy tabernero gallego en la ciudad en la que nadie es forastero.1flor 032

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

¿Sabes que me ha encantado este post?, lo he leido dos veces seguidas, supongo que me ha enganchado desde el principio, comienzas de maravilla. Es fascinante lo bien que escribes Andrés, además ha sido muy anemo leer lo que nos cuentas hoy eh..en serio.
Esto me ha encantado: “La lluvia propicia el encuentro, el debate, el refugio, la búsqueda del contacto, el anhelo de la piel, la suavidad de la lana, el calor de la lumbre, la infusión caliente, la mirada perdida en un oscuro cristal mojado y frío al tacto. Hoy el cielo retumba y en su cansancio le sustituye el viento, relevado en turno inmortal por el infinito batir de las olas contra los graníticos escollos que al estallar forman la mas blanca”. Que bonito por dios.

Un bico y feliz semana compi 🙂

Comentario por Merchi

eso es a costa da morte,pura vida puro sentimiento ,bicazo pa aikiño y otro pa ti tixoleira, gracias por los cumplidos, pero lo de ganarme elpan peleandome con la tierra no lo dejare por la literatura. Toi coloraaooooooooooooooo

Comentario por andresriveiro




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: