Andrès Riveiro’s Weblog


Sobre las flores que el viento me robo y la distancia me devolvio.

Ayer, mientras uno de los temporales habituales de estos lares en estas épocas golpeaba con fuerza nuestras verdes costas, unas muy bellas flores volaron de mi venteado jardín, provenían de un arbusto perenne cuyo origen esta muy lejano a estas costas desafiantes y afiladas, llevaba ya unos días atareado cavilando cual seria la próxima hoja suelta de esta particular bitácora ejercida a ratos libres de ocio taciturno, con parte de mis tareas resueltas y estrenandome una vez mas en otra bitácora distinta a la miá, resuelvo pues marcar el rumbo a mi carta de navegación, la cual estará marcada por la añoranza de las flores que ayer el cruel Eolo me arrebato, seguramente lo hizo a traición mientras yo degustaba al anochecer de un estupendo guiso de melgacho con Santiago en un tradicional establecimiento hostelero situado en las cercanías de una de las antiguas puertas que protegieron antaño la ciudad, me pregunto en que hoguera de la barbarie se habrán quemado aquellos nobles portones y cual seria la procedencia de las maderas de aquellas manufacturadas defensas. Esos pensamientos vienen a mi mente , bromeo pensando que si devastarían y se lijarian las puertas de la ciudad con algún antepasado del melgacho que degusto, del melgacho no solo se aprecia su suave carne si no su áspera piel para devastar las maderas. Emprendo mi camino en una borrascosa noche en el que las amuras se han doblado a los barcos que recalan en el puerto a la espera de que la tempestad amaine, los pies me acercan a contemplar el rosetón románico de la iglesia de Santiago, aquella que fue erigida por los sacrificios de los hombres del mar. Extasiado contemplo la medieval iglesia mientras el viento y la lluvia golpean una vez mas mis mejillas, decidimos regresar a nuestros domicilios a pie en una desolada y tenebrosa noche, situados al otro lado del enterrado río Monelos, por el camino mas viento y lluvia barría mis flores. Hoy solo pude notar al visitar mi jardín su ausencia, mi vista se entristeció, puesto que una de las mas bellas flores de mi jardín había desaparecido, se había esfumado en la tenaz e irracional ventolera. El tiempo meteorológico había alterado una vez mas mis planes para el fin de semana y había robado una de mis mas bellas posesiones, decidí volver a la urbe y encaminar mis pasos por la calle mas musical de la ciudad a la espera de la inspiración, para colgar una vez mas una pagina suelta en la bitácora. La inspiración no llego durante el paseo en empedrada calle, en el paseo solo aumento la machacante obsesión por el triste vuelo de mis flores, quizás me llego la consolación pensando que el sacrificio de mis frutos hubiese apaciguado la ira del mar en esta mortal costa. Decidí evadirme mi tristeza buscando la compañía de los míos que siempre se agradece,aunque sea en ausencia, dispuesto a tales fines me diento enfrente a la fría pantalla con la que tratare de buscar algo de calor para hallar consuelo ante la tremida perdida de el preciado tesoro, en la pantalla salta el pequeño rectángulo naranja de un archiconocido programa de mensajería instantánea , es alguien desde otra ribera situada mas al sur aunque sin ningún río enterrado y si flanqueada por dos ríos míticos el Tinto y el Odiel en las costas de la luz, es un guiño de alguien de mi sangre, y la casualidad cómplice hace que esa consanguinidad hace que sintamos un especial cariño hacia las bellas flores que sirven de placentero frenesí en nuestros jardines. La alegría llega a mi rostro cuando contemplo las flores hermanas de las que perdí. Es una foto en la que se aprecia inmaculada la bella flor de la Camelia japonica “Adolphe Audusson” es una foto en el patio andaluz en el que sestea una niña que se llama Marta. Un beso Marta y sigue regando las plantas de la abuela están inmaculadas gracias a tus mimos. Y hoy me han dado una inmaculada alegría.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: