Andrès Riveiro’s Weblog


En busca del Kraken

En estos días gélidos , en la oscuridad mis pies han estado al borde de la blanca espuma del mar en una ensenada tranquila iluminada por cálidos faroles que humean en la polar atmósfera. La bitácora terrena una vez mas besa el mar, en esta ocasión lo beso en compañía de viejas amistades con los que una vez mas paseamos por tierras que antaño pertenecieron al Ayuntamiento de Santa María de Oza y que en los albores del pasado siglo fueron tristemente anexionadas por el pujante Ayuntamiento de La Coruña. En mis paseos poca de la vegetación que me rodea llama mi atención, excepto nuestra invitada a la carta de hoy.
En esta alevosa nocturnidad encaminamos nuestros pasos en un diario ir y venir ansioso, ya llevábamos varias décadas sumergidos en una perversa y oscura obsesión que continuamente repetimos desde que eramos niños cuando nuestros pasos fueron tutelados por nuestros ancestros, abrigados y bien pertrechados de víveres una vez mas nos dirigimos cargados de optimismo, a uno de nuestros puntos de publica reunión en el que trataremos de que Fortuna nos guiñe una de sus bellas pestañas. En los petates los aparejos, las diversas artes, cabos, chicotes, cabuyerías, sedales, engaños, señuelos, anzuelos, arpones, plomos y un largo sin fin de artimañas con las que trataremos de atraer a la oscura y escurridiza bestia. La ambición claramente nos ciega, quizás sea eso lo que durante estos decenios nos ha alejado del objetivo, lo cierto es que nuestro objetivo es veraz y documentado, pero nosotros aunque con temeridad lo deseamos. solo nos enfrentamos en lance con sus minúsculos hijos, los cuales capturamos para llenar nuestros estómagos a la espera del gran Krakén . Aunque en estas ambiciosas noches capturemos sepias y calamares, en nuestro interior seguimos esperando la llegada del Krakén, el gran Krakén que aterrorizo a los feroces vikingos que hace siglos se aventuraron hasta llegar a estas costas, quizás el gran monstruo y no las galernas fuese el responsable de los drakkar sepultados en la gran bahía de los Artabros. La pesca sin fortuna el frío en nuestras orejas , el yodo en nuestros labios, las charlas con los hombres de las tabernas, han casi sepultado el ocio dedicado a la bitácora eternamente colgada en la tela de araña. Ahora ya tendré que abandonar la eterna persecución del Krakén. que aunque visita con frecuencia las redes de nuestros barcos habita mas al noreste en el mar frente a las costas pobladas por nuestros consanguineos Astures. En estos amaneceres y atardeceres he recorrido prácticamente todos los senderos que llevan al mar dentro del contorno delimitado por el cabo Prior y el cabo de San Adran, mis dos compañeros habituales ya llevan también mas de tres décadas persiguiendo a la oscura bestia que en su huir emborrona los cuadernos de la memoria, ya llevamos tres décadas de pequeños accidentes consecuencia de la azarosa persecución del Krakén , pero la mayor parte de los días nuestros pies se han dirigido por los senderos del parque de San Diego, a un tiro de mosquete del fenecido castillo de San Diego, la desaparición del patrimonio histórico artístico de esta parte de mi ciudad me entristece, así como la falta de atención hacia los enormes yacimientos arqueológicos submarinos que pueblan nuestra costa me exasperan, yo sinceramente creo que una vez mas tenemos que mirar y mimar nuestro mar, puesto que nuestro futuro depende no solo de la tierra que pisamos, si no del mar que nos baña en igual medida. Ahora que la luna cae, el retorno a tierra vuelve, en el huerto varios arboles por distintos motivos deben ser podados, cambiando así una vez mas las manos los aparejos y el rumbo, esperando por otra parte con este cambio de ruta de disponer de mas tiempo para los cuadernos que cuelgo en un anaquel tejido por una tela de araña.
Una vez retomado el timón intentare centrarme en el vegetal que mas me ha llamado la atención estos días que proviene de unas tierras situadas en las antípodas, es un testigo mudo que habita en este planeta desde la era Jurásica , ha sobrevivido a los dinosaurios y nos ha conocido desde nuestros orígenes aunque en estos pagos es una recién llegada a la cual le deseo una larga vida en este despoblado parque de San Diego. Y cuyo nombre veraz es Dicksonia antartica. Pediros disculpas por la demora en escribir ya que no solo la eterna búsqueda del Krakén turbo mi bitácora, también son días en que ocupe el tiempo en comenzar a construir un barco del cual os iré mandando fotos . son días en los que en mis subidas y bajadas por la calle mas musical de esta ciudad paro a charlar y a beber con personas como Don José Temprano, agitador cultural e historiador, ilustre vecino de este barrio al cual desde aquí dedico este post y me comprometo a colaborar en el ambicioso proyecto cultural desarrollado por Don José Temprano y la asociación Bardos Cultural. Y un saludo para Cholo uno de los mejores humoristas que habitan el planeta y para este mi barrio.

Anuncios


Con cinco días de retraso.

Los minutos se alargan en la luz, el viejo solsticio ya ha acaecido, estos días mi tabardo y gorra de paño me han resguardado de los frecuentes y ventosos aguaceros, que han acompañado mis paseos entre los tres castillos que antaño protegieron la ciudad, de corsarios mal paridos por la hija de Ana Bolena, aquella que perdió la cabeza tras los acantilados de la Albión, que comenzó entonces a perfilarse pérfida, han sido paseos en los que el mar atraía y distraía mi ser, paseos en los que mentalmente ubico alguno de los muchos pecios que eternamente yacen en el fondo de la bah del paraíso perdido de los Artabros. Son pecios y tesoros hundidos desde la noche de los tiempos, en mis paseos por los muelles todo es olor a mar y a pescado. Ese es el verdadero tesoro de los Artabros, el mar. Son paseos en los que las gaviotas carroñeras intentan sobrevivir con los restos de pescado, son paseos en los que salto sobre charcos salobres , en los que esquivo la repugnante grasa de las grúas, son paseos en los que mis ojos se atemorizan al ver los barcos aproar su salida hacia la alta mar, son paseos en los que hago recuento de que todos los mios estén firmes en tierra. Contemplo estupefacto y con asombro la valentía de los pilotos, que empuñan fuertemente los timones, mientras que las olas rompen en la proa , golpeando la cubierta, sobrepasando el puente y dejando las quillas al aire en estremecedoras décimas de segundo, es una imagen en la mis ojos también ven como la piedra Marola se hunde y emerge infinita mente despidiendo a los barcos que salen del buen puerto, con miles de lágrimas rotas en forma de la mas hirviente espuma de mar. Son caminares entre múltiples e innumerables oficios que pueblan los muelles, marineros , rederos, carpinteros, buzos, exportadores, chaboleros, prácticos, estibadores, aguadores,patrones,engrasadores, rescatadores, amarradores, empacadoras, subastadores, aduaneros, electricistas, contramaestres, avitualladores, mecánicos ,armadores,cordeleros y un largo sin fin que llenaría innumerables hojas digitales de la bitácora. Son paseos de sonrisas , de bromas de saludos, de abrazos. Son paseos donde mi gorra permanece calada y los cuellos de mi tabardo alzados mientras la mayor parte del tiempo me resguardo en los voladizos que salen de los almacenes donde los frutos del mar rebosaran vida, pura vida. Mis ojos ya solo vislumbran las luces de los faros que iluminan la silueta de las parejas de arrastreros que se avituallan para batirse con las encrespadas olas de mares mas al norte, mas gélidos e igual de bravos, son las parejas que cruzaran el Gran Sol , los hombres que vayan en en esos barcos han de ser recios y templados , surcaran los mismos mares y divisaran las mismas costas que aquellos vikingos, que encontraron su tumba en estas las aguas de nuestra bahía, iluminada por la intermitente señal marítima mas antigua de este globo terráqueo, en el cual cohabitamos los humanos. Veo también parejas de arrastreros que pronto zarparan a gélidas aguas en busca del ansiado bacalao, aquel hermano del que hoy me acompañe a la cena de Nochevieja, con la invitada de mi post de hoy. Sera una fría y dura travesía, continuamente saltando entre olas de varios metros , cubriendo el puente y yendo de proa a popa en gélido batir infernal, un muy duro oficio el de pescar y siempre mal pagado. Los marineros gallegos llevan miles de años adentrandose al mar en la búsqueda de tan preciado majar, que se conserva en el método mas antiguo de conservación de los alimentos: la salazón. Galicia atestigua con numerosos vestigios arqueologicos desde tiempos inmemorables el ser un pueblo pionero en el desarrollo de la industria de conservación de los alimentos, sector que aun hoy en día es una parte primordial de nuestra economía. Ya en la edad Media barcos gallegos se aventuraban a Irlanda y Escocia , unos derechos pesqueros perdidos tras el tratado de Utrech de 1713 y que no se recuperarian hasta la segunda década del siglo XX, donde una vez mas demostrarían nuestros marineros con su pericia y tenacidad , así como nuestra condición de potencia pesquera a nivel mundial, siempre bregando en los mas duros mares. Esta noche ultima del año ceno una vez mas el tradicional plato de coliflor con bacalao . Con lo cual la invitada al blog sera la conocida vulgarmente como coliflor, aunque en algunas mesas preferimos denominarla por su nombre de pila: Brassica oleracea L. var. Botrytis. Una planta esta que paso de la botica al mantel, ya que en principio fue mas utilizada como medicamento que como alimento. Es una planta cuyo origen lo podríamos situar en el mediterraneo oriental, siendo el Imperio Romano quien lo extendió como alimento por la cuenca mediterranea. A mi esta cosecha me ha quedado un poco chica debido a mi impedimento no he podido cuidarla adecuadamente . Pláceme dedicar este post colgado con cinco días de retraso a un cánido degustador de Bacalao cuyo nombre es Zingara.



Escrito con un dedo en agua de mar y los pies en el cementerio judío.

Estas noches el frío aulla temprano , mi dedo toco ayer el rocío helado, sintiendo siete cuchilladas dadas de mal paño, en mi extremidad, estos días con la mano zaherida, he sido una alimaña guarecida, he devorado anaqueles, manoseado paginas, mientras en el exterior de de la madriguera , las calles se iluminan con adornos temporales , relativos a las datas, en los altavoces rechinan mas que escuchados villancicos infantiles relativos a la fecha. En los umbrales de las puertas de los comercios se asoman abetos adornados, abetos que en numerosas ocasiones son arrancados para su sacrificio en el nombre de la paz y del amor .Los dinteles se ornatan con lazos de colores chillones y de ellos en ocasiones se sustentan ramas de acebo.Bajo las cuales se besan las parejas , en muchas ocasiones llamándolo falsamente muérdago.Una vez mas llega el solsticio y tenemos que celebrar nuestras fiestas y combatir el frío en esta ocasión con comidas copiosas,fraternales abrazos,besos en las frentes y mejillas,tertulias grandiosas, que nos unirán cada vez mas a los nuestros ayudando así mas a la memoria del tiempo y estos días se agradece el calor, sea de la amistad, de la fraternidad, del fuego…
Estos jornadas han aparecido súbitamente, mientras me he refugiado en mi salón a esperar con calma la recuperación de mi extremidad, que ha reposado convenientemente en vasos de agua marina llegados playa asentada y custodiada por un faro inactivo y un castillo desvencijado que se se encuentran cercanas a esta mi en este mi hogar invernal situado en la moderna urbe de los Artabros . son tiempos en los mis pies han estado paseando sobre antaño cementerios judíos medievales hoy fenecidos, sepultados por el moderno muelle de San Diego , llegando adelante hacia decrépitas ermitas, faros desolados y baluartes abandonados, a la orilla de las arenas de la playa donde provienen las salutíferas aguas que alivian mi fractura digital. Al pasear sobre el antiguo islote de los judíos me pregunto si allí reposaran los restos póstumos de Moses Ibn Zabara , judío coruñés y quizás el mejor calígrafo judío de todos los tiempos que residió en esta ciudad en el siglo XV y que con sus manos ilumino y escribió en esta ciudad la mas bella Biblia Judía de todos los tiempos, una Biblia que hoy reposa en los ilustres anaqueles de la biblioteca Bodleian perteneciente a la prestigiosa universidad de Oxford. Una venerada obra de arte , reverenciada como la mas bella joya que acoge dicha Biblioteca. Una orfebrería caligráfica que en tiempos que se avecinaban como terribles para los hebreos residentes en la península ibérica, perteneció a un ilustre y acaudalado judío coruñés de origen lusitano llamado Isaac de Braga, quien la recibió como regalo de su padre Sholomon, quien en 1475 defraudado por no poder haber llegado a buen puerto sus negociaciones, para adquirir la hasta entonces mas fastuosa Biblia hebrea manuscrita hasta entonces , la conocida como Biblia de Cervera, por ser ese el nombre de la ciudad portuguesa en la que fue escrita. La biblia de Cervera residía en aquella época en nuestra ciudad. Lo que si consiguió el atribulado Sholomon fue que el mas notable escribano judío de la época Moses Ibn Zabara la copiase en su taller . El ilustre miembro del mas prestigioso gremio de escribanos judíos de Europa en esos tiempos, tuvo la brillante idea de que la obra fuese iluminada por el iluminista de mayor fama de estos pagos Joseph Ibn Hayyim, entre los tres desarrollaron una verdadera obra de arte, venerada y estudiada por expertos hebraístas, filólogos, teólogos, historiadores y un largo etcétera de estudiosos. Es una biblia en la diáspora ajena a las tierras donde fue concebida. Es mas, hasta su nombre veraz se ha difuminado en el tiempo, hoy es conocida como la Biblia de Kennicott por ser ese el nombre del pastor evangélico que de forma harto misteriosa obtuvo la que hasta entonces se denominaba Biblia de La Coruña en el siglo XVIII. Mientras mi cerebro cabila sobre libros perdidos, mis pies llegan a un puntal que ejerció de noray, para las maromas de los bajeles que reposaban para tras el reposo continuar con las travesias, en sabe Dios que remotos lugares. Asombrado desde este punto de la bahía compruebo una vez mas como las eternas olas embravecidas rompen en la peña del Canabal ,siendo vecina próxima ,esta peña del minúsculo faro de Mera que aboca junto con la torre de Hércules y la baliza de Punta Fiateira al barco de pasaje mas grande del mundo, al gran puerto de los Artabros, en el llegan modernos peregrinos que acuden a abrazar al patrono de los peregrinos en terrenos de la reina Lupa. Empieza a llover una vez mas con lo cual mis pasos y mis pensamientos se dirigen hacia la escritura digital en la mas que intermitente bitácora, que escribo a ratos libres y que en estas frías calendas he una vez mas descuidado. Mi invitada de hoy lucia hermosa al cielo este fin de semana en algún lugar indeterminado de una casa que he heredado en un paraje mágico desde el cual en el horizonte se otea ese pedazo de mar que algunos denominamos “Costa da Morte”. Las ramas y los frutos de la invitada de hoy no adornaran ningún dintel ni ninguna mesa en estas fechas , ya que son mi presente navideño para aquellos que alegran mis oídos en primavera con sus trinos y que se que en estas épocas andan escasos de alimentos. Mi invitada de hoy es una hembra denominada Ilex aquifolium y vosotros lo conoceis como acebo.Escrito esto y perfilada la silueta, para todos los que leyeseis esto sabed que os deseo como se dice por estas tierras un Bo Nadal.



Sobre la fragante pradera de la isla en la que habitaba aquella que oculta.

Una vez mas volvemos al largo viaje, al eterno viaje del hombre que regresa a su casa después de la dura batalla , volvemos al héroe de prodigioso ingenio, un héroe protegido por los sabios ojos de la lechuza, aquella diosa que puede ver en la oscuridad, un héroe muy humano . Volvemos al héroe cuya epopeya quizás fue cantada en las primeras ocasiones por aquellos rapsodas que habían perdido la vista ,en el fabuloso palacio de mas de mil estancias creado por el no menos fabuloso rey Minos. Arthur Evans creyó firmemente en su búsqueda inspirándose en los cantares de ciego de la edad del bronce mediterráneo, transmitidos agrafamente generación tras generación , siglo tras siglo, escritos posteriormente en mármoles, pieles de cordero, papel y hoy en soporte digital. Copiados en monasterios medievales en “scriptorium”, por monjes copistas que ni siquiera sabían leer escribir y gracias a los cuales llego a nuestros ojos lectores, hoy en día.
Nuestra compañera e invitada de hoy, aparece situada y referenciada evidentemente en el relato sobre las andanzas y luchas de Odiseo. Arthur Evans afirmo que el laberinto del Minotauro era el propio palacio de Minos el fantástico rey cretense, el misterioso palacio de los escudos en forma de ocho. A los pies de tan policromada construcción evidentemente crecía nuestra invitada de hoy, evidentemente muchas de sus majestuosas ánforas la contuvieron en sus suculentos y apetitosos caldos, con lo cual también formo parte de los majestuosos tesoros de Minos así como de su prodigioso y anticipado pueblo.
Pero la homérica referencia se produce en otra isla, en una mágica ínsula llamada Ogigia cuya situación es incierta como la mayoría de los paisajes homéricos, una isla cuyas praderas se encontraban tapizadas por bellos lirios y mi anfitrionada hierba fragante de hoy. Una isla gobernada por la hija de el titán Atlas. Una ninfa de carácter efidrídiaico, es decir una ninfa de cabellos azules, proveniente de las aguas, la cual habitaba en una gruta, dicha ninfa o espíritu de las aguas fue definida por los rapsodas ciegos como “la que oculta”. Dicha ninfa presta hoy en día su nombre a tropicales ritmos gestados en islas caribeñas. Pero su gentilicio también presto el nombre a la embarcación con base monaguesca, que comando uno de los mas ilustres marinos de origen galo, marino al cual también podemos considerar padre de arqueología submarina; el comandante Jean Jacques Costeau cuyo navío es el famoso “Calypso”, nave surco invicta todos los mares y a la cual desde aquí muestro mi mas profunda reverencia.
Calypso la ninfa acuática, yacio durante siete largos años en concupiscencia con el humano y tan carnal Odiseo, los poemas nos la describen como poseedora de una belleza sin igual, pero nuestro humano y promiscuo héroe, había perdido sus naves y no podía regresar a su Itaca natal, ya que carecía de medios puesto que había llegado a la isla Ogigia tras un naufragio orquestado por su enemigo el pérfido Poseidón rey del tenebroso ponto, al cual Odiseo escupió en sus bruces. Zeus se apiado de Odiseo enviando su mensajero Hermes, el cual ordeno a Calypso que le proporcionase los medios con los cuales salir de aquella isla , orden que Calypso sumisamente acato. Las praderas de Ogigia estaban tapizadas de lirios y de nuestra fragante invitada de hoy cuyo nombre veraz es Petrosilinum sativum.
El Petrosilinum sativum es una herbácea aromática, de origen claramente europeo , perteneciente a la gran familia de las umbelíferas, cuyas semillas germinan con gran facilidad en suelos humíferos y su ciclo de vida es de dos años. Fácilmente adaptable a todo tipo de suelos y climas. Es rico en vitaminas A, B y C, así como en hierro calcio y potasio . Los druidas lo empleamos para tratar anemias, conciliar el sueño, regular menstruaciones, así como digestivo y diurético. Poderoso afrodisíaco para las ovejas, cabras y humanos. Sin embargo no abuséis de el y ya sabéis si queréis perejil todo el año en el hemisferio norte plantadlo en Mayo. Plinio lo definió como el rey de todas las salsas. El de la foto es el cultivar “Paramount”. Tras esto dedico este post escrito en algún lugar oculto de el golfo magnifico de los Artabros, a todos los descendientes de los celtas que estáis fuera de estas verdes tierras y bravos mares que añoráis.
Post Data: Cuanto mas leo los poemas homéricos mas estoy convencido de que Odiseo era gallego y de que los griegos nos copiaron la milonga. El sentimiento de Odiseo es pura Morriña, aparte de su ingenio audaz . SAUDADE.perejil 001