Andrès Riveiro’s Weblog


El cántico de las criaturas

¡Loado seas por toda criatura, mi Señor, y en especial loado por el hermano sol, que alumbra, y abre el día, y es bello en su esplendor, y lleva por los cielos noticia de su autor.
Y por la hermana luna, de blanca luz menor, y las estrellas claras, que tu poder creó, tan limpias, tan hermosas, tan vivas como son, y brillan en los cielos: ¡loado, mi Señor!
Y por la hermana agua, preciosa en su candor, que es útil, casta, humilde: ¡loado, mi Señor! Por el hermano fuego, que alumbra al irse el sol, y es fuerte, hermoso, alegre: ¡loado mi Señor!
Y por la hermana tierra, que es toda bendición, la hermana madre tierra, que da en toda ocasión las hierbas y los frutos y flores de color, y nos sustenta y rige: ¡loado, mi Señor!.
Con estos hermosos versos del cántico de las criaturas, poema religioso compuesto por ese gran hombre que fue Francisco de Asís, comienza hoy mi post de hoy, hoy ha sido un hermoso día de sol ,tranquilidad y paseo con mis amigos por el parque de San Diego. Aunque se hecha de menos a los seres queridos. La tarde ha sido apacible y mañana toca madrugar, estas horas de sol que quedan son para darme un paseo por Internet , escribir un poquillo en esta bitácora publica que a la vez es personal y hacerme la cena. Sobre lo que me llevare a la boca hablare mas tarde .
Primero hablare un rato sobre Francisco de Asís y sus obras, persona a la cual admiro y respeto profundamente. Ya he confesado en un post titulado Paz y bien, que yo he sido bautizado por los Hermanos menores Capuchinos, la rama mas humilde y austera de familia franciscana y agradezco desde aquí a mis padres ese primer inicio en el catolicismo de mano de tan nobles y humildes manos. Desde el día en que fui oficialmente católico hasta hoy han pasado muchas cosas, pero mi fe siempre ha estado ahí, ayudándome en los momentos mas difíciles de mi vida. No os preocupéis no voy a hablar tampoco de religión. Voy a hablar de la rama femenina de los hombres bonachones y barbudos que me bautizaron. Hoy hablare muy brevemente de la Orden de Hermanas Clarisas Capuchinas. Una orden perteneciente a la gran fraternidad franciscana, En el Napoles español del siglo XVI, una noble de origen catalán llamada María Lorenzo Llonc , funda un hospital para asistir a los enfermos incurables, los enfermos eran atendidos por la propia aristócrata y por un grupo de monjas terciarias franciscanas bajo la asistencia espiritual de los Capuchinos. Estas mujeres adoptan la regla de Santa Clara, poniéndose bajo la jurisdicción de los Capuchinos en 1538 el pontífice Paulo III, aprueba la creación de primer convento de Capuchinas . Comenzando así un largo itinerario de compromiso social que aun perdura en nuestros días.
Hoy a mi boca, en mi ensalada ha venido un pedazo de capuchina, desde luego que no soy antropófago, hoy a mi ensalada le he agregado unas flores de humilde capuchina. La capuchina es una planta herbácea de tallos largos , originaria de América, mas correctamente de la zona andina, que hacia el siglo XVIII entro en Europa de manos de los Hermanos capuchinos, quienes vieron en ella una forma de mitigar el hambre del cuerpo y así una vez mas con humildad llenar nuestros platos. Esta humilde planta es un poderoso medicamento, ya que es un importante antibiótico, expectorante y aperitivo , así como un poderoso antioxidante , en fitoterapia es utilizada como desinfectante de vías urinarias y respiratorias . También forma parte de los mágicos crecepelos, aunque yo nunca la he usado para tal fin ya que luzco unas hermosas rastas de color rubio. Sus aceites esenciales son utilizados en cosmética para beneficio de la piel. La gente suele sembrarlas , aunque yo las capturo salvajes en numerosos prados y cunetas . Y de una de esas capuchinas le agrego la foto a mi post dominical . Y ya deciros que esta planta fue bautizada por los botánicos con el nombre de Tropaeolum majus. PAZ Y BIEN.aldea 033

Anuncios


Paz y bien

<!– @page { size: 21cm 29.7cm; margin: 2cm } P { margin-bottom: 0.21cm } –>

Ese es mi deseo para la humanidad, al escribir este nuevo post he de decir, que me siento muy orgulloso de haber sido bautizado por los hermanos menores capuchinos, miembros de la fraternidad franciscana. Siempre estará presente en mi memoria la imagen de aquellos bondadosos hermanos de largos hábitos marrones, grandiosas barbas blancas, enormes capuchas y paciencia ilimitada. Estos hombres de bondad infinita, pobreza absoluta , hermanos y discípulos de un hombre que amaba sobremanera la naturaleza por que en ella veía la obra de Dios, ese hombre fue Francisco de Asís. A estos hermanos de la humanidad debemos muchas cosas entre ellas una sencilla pero exquisita delicia. El pimiento de Herbón , cuyo nombre real es Capsicum annuum var.”Herbón”. En el siglo XVI miembros de esta humilde fraternidad regresados de México , trajeron consigo semillas de pimientos y los adaptaron en el convento de San Antonio de Herbón, repartiendo entre sus convecinos las semillas, dando así una fuente mas de ingresos a los atribulados campesinos de Galicia. El secreto para que no piquen esta en regadlos a diario en el pie del tallo a diario. Su forma de preparación es bien sencilla freídlos simplemente en aceite de oliva, acompañados de la humilde sardina y un pan de maíz son manjar de Cardenales. Os adjunto unas fotos de mis hermosos Capsicum annuum var.”Herbón” cult.”Celta”. Y desde aquí pediros que ayudéis siempre que podáis a mis hermanos de fraternidad por que son buena gente. Paz y bien.