Andrès Riveiro’s Weblog


Las flores que custodian el jardín del Dragón.

Hace ya mucho tiempo que no escribo con una sola mano en un teclado, con lo cual la historia que rellene la bitácora me llevara transcribirla algún tiempo mas del habitual, una vez mas no he contado con esa extremidad mía que se encuentra inmovilizada por una moderna y acolchada férula de aluminio, pero yo llevo la sensación de que un frío anfibio arborícola me ha aprisionado el dedo indice de la mano izquierda, es una aplastante rana gris hostil que dificulta sumamente las labores de mi mano izquierda, normalmente todos los anfibios que a diario veo son fieles aliados de los horticultores, incluso algunos anfibios que a diario veo en paseos o devenires, me muestran con una sonrisa afable las puertas de la sabiduría, de todos es sabido que en un concurrido parque publico, de esta herculina ciudad de la cual soy un orgulloso conciudadano, habita un dragón. En esta ciudad en la que los pulpos se pasean por las avenidas, para introducirse por su propio pie en grandes calderos de cobre ; en esta ciudad también habita entre arces y cedros un dragón de amable sonrisa con el cual los niños y no tan niños jugamos, siempre esta afable y le encantan los mimos en la barriga, la barbilla, el sobaco, las orejas. Es dragón afable, cariñoso,fiel amigo que incita a la lectura de miles de bellas historias interminables.
Los dragones son seres fantásticos que se repiten en numerosas mitologías, a mi cuando hablamos de dragones, enseguida me viene a la memoria una historia de caballerías escrita a la luz de candelas en una lúgubre mazmorra londinense por un cruel y longevo caballero que en la soledad del calabozo recurrió a la escritura como distracción para hacer mas llevadero el presidio. Thomas Mallory escribió en prosa la muerte del mítico caudillo celta al que conocemos como Arturo. Arturo era el hijo de un hombre que camino sobre el aliento de un dragón, su padre era Uther Pendragon amigo de ese gran druida mágico que fue Merlín. Merlín tenia ademas de Uther como afable aliado un dragón, uno de los múltiples dragones que habitan en las grutas marinas de los acantilados de los fines del mundo que hay en estas embravecidas costas. Gracias a este dragón que habitaba a los pies del castillo de Titangel, Uther pudo engendrar a Arturo. El amable dragón expandió su aliento sobre los acantilados , formando una densa bruma sobre la que Uther cabalgo para tomar en sus brazos a su amada, que se hallaba en la torre del homenaje del inexpugnable castillo de Titangel. Titangel es un castillo defendido por el embravecido mar de los celtas, en ese país donde se acaba el mundo llamado Cornualles. Al sur de Cornualles tras pasar la roca del obispo se encuentra otro fin del mundo en otra nación celta la Bretaña. En estas costas que baña el atlántico norte en el viejo continente europeo, se entremezclan y repiten paisajes, lugares,noches,sonrisas,vientos, faros,llantos,verdes, sonidos, palabras,peces,amores,tormentas, dolmenes,azules, menhires,lluvias, sentimientos,piedras, colinas,catedrales, cruces en el mar, prados,naufragios, pueblos, redes, canciones, manos hacendosas,fines del mundo,brumas,nombres,fortalezas,vidas, mar,ilusiones, historias y flores. Los celtas tenemos una flor que nos une a todos , es una sencilla flor amarilla presente en todos nuestros litorales. Es la flor de un arbusto que pertenece a la benéfica familia de la leguminosae. Un arbusto que no solo nos provee a estos litorales de inspiración para ornar acaudalados escudos armoriales que cuelgan en graníticas fachadas, habitadas por el húmedo musgo en las señoriales casas. Aprovisiona de resistentes herramientas, inexpugnables fortificaciones, alimento para el ganado, sustento para las tierras y el mas cálido de los fuegos para la cocina de los hogares. Es un post escueto ,pero me ha llevado su tiempo escribirlo con una sola mano, es un post para la que sin duda considero la flor de las naciones celtas. Contemplad pues la sencilla belleza de flor que mas habita en los litorales celtas y que no es otra que la del Ulex europea. L. Post dedicado a mi madre quien llama a esta flor xurima.

Anuncios


Escrito sobre los secretos que han de pasar de generación en generación.

Estos días en que Cerridwen oculta su manto, los días alargan su rostro, las mareas suben y con ellas llega el olor a sardina a nuestros puertos . Son días previos a la noche mas larga del año , las flores están espigadas y en pleno frenesí, llegan los tiempos del calor, tiempos en los que incluso se puede descansar , bajo la sombra de ciertos arboles, a partir de ahora compensara trabajar al fresco de la tarde, los riegos han de ser abundantes copiosos, generosos. Esta semana con la poderosa hechicera celta de la luna entrando a ocultar su níveo rostro, debemos acolchar los cultivos para proporcionarles alimento y frescura, debemos ampliar los semilleros y empezar a desear la lluvia. El solsticio de verano esta ya muy cercano , miles de peregrinos y enfermos retoman el camino hacia el circulo mágico de Stonehenge, para cumplir con rituales milenarios transmitidos de forma ágrafa de padres a hijos, asistirán a sacralizadas ceremonias impartidas por nuevos druidas con viejos mensajes y apergaminadas aseveraciones. Aquellos a quienes los griegos clásicos nos denominaron los Keltoi celebraremos nuestra noche mas larga e intensa, en esta Costa da Morte, niños de todas las edades llevaremos leña para hacer un fuego milenario, en el que asaremos frutos de los mares y de la tierra, ese fuego nos servirá para danzar en círculos en una danza que revitalizara a los miembros del clan y cerrara el circulo de la fraternidad de los miembros de las tribus. Infantes atribulados de toda era, trataremos de saltar ese fuego mágico para que arrastre los malos presagios y los vuelva cenizas. Bañaremos nuestros cuerpos en playas salvajes, desérticas y vírgenes, para purificarnos a nosotros y a los nuestros en milenarios rituales. Este año con el día mas largo la luna comenzara a crecer, lo cual es un excelente augurio para el crecimiento de nuestros huertos . Al amanecer lavaremos nuestros rostros con un agua salutifera el que durante la noche mas corta, hayamos dejado reposar varias hierbas. El agua que emplearemos para dejar reposar las susodichas hierbas , sera recogida en manantiales vírgenes que brotan de piedras musgosas perdidas en nuestros montes eternamente verdes. Los nombres de dichos manantiales son transmitidos de generación en generación, de padres a hijos en una perpetua tradición, en estos lares las piedras tienen nombres y poderes.
Llegados a este párrafo os regalare una de las hierbas que compondrá tal elixir mágico, el resto de las hierbas permanecerán en hermético secreto para perpetuar la memoria de mis antepasados y continuar con la transmisión oral. Permitidme pues que os muestre la sencilla belleza de ese ancestral componente. Es una herbácea cuyo comportamiento en regiones benignas puede ser perenne, cultivada desde hace milenios en todos los huertos medicinales de la vieja Europa, se ha empleado con eficacia en dolores menstruales, dolores estomacales, migrañas, artritis, padecimientos febriles e incluso dolores odontologicos. Omnipresente en todos los manuales fitoterapéuticos , su eficacia es un secreto transmitido de generación en generación. La decocción de sus aguas aclara, da luminosidad y suaviza los cabellos. Esa misma agua también puede ser empleada como bálsamo oftalmológico. Ensalzadas las virtudes daremos el veraz nombre, Matricaria camomilla L., dedicaremos este post a una hechicera buena llamada Cerridwen , que físicamente habita en mares mas al sur situados en este Océano atlántico y que Dios bendiga a todos los niños que entablamos fraternal amistad en la noche de San Juan y nos conceda largas vidas para seguir transmitiendo nuestros secretos de generación en generación. Ya se que muchos la conocéis a esta nuestra invitada como Manzanilla. Y desde aquí reclamar una vez mas y sin descanso que nuestro faro, el faro marítimo mas antiguo del mundo en funcionamiento, sea de todos. La torre de Hércules debe ser declarada patrimonio de la humanidad.choiva 026